domingo, 22 de abril de 2018

PICO ROPÉ Y CHORRERO DE LA GARITA (Senderismo por España)



Una zona que nos gusta mucho y solemos recorrer de vez en cuando es la comarca de Chulilla, Chera y Sot de Chera en Valencia, lo conocido como la comarca de los Serranos. A medio camino entre Cuenca y Valencia nos viene muy bien cuando viajamos a la capital del Turia a pasar unos días. En este caso, fue otra operación intermedia entre las dos cabezas pensantes (bueno pensantes de pensar no mucho….pero de tramar y planear si) de los blog Magia Serrana y Per Dalt i Per baix.

Operación senderista que salió exitosa como suele ser normal y donde llevamos a todos los habituales integrantes de los dos equipo, excepto Nachete que está vez no vino. Elegimos esta comarca, además pues está en un punto intermedio entre Cuenca y Castellón, aparte que esa comarca atesora parajes muy bonitos que descubrir y montañas que conocer.



En esta ocasión –abril 2017-, y aprovechando que la primavera había sido generosa en lluvias por la zona levantina, más que por la Serranía de Cuenca, fuimos a ver unas bonitas cuevas de toba con espectacular cascada incluida, pasando primeramente por el Pico Ropé, una sorprendente montaña que según la perspectiva que lo vieras, se alza imponente sobre el valle en que está ubicado el pueblo de Chera.


Dejamos el coche en el pueblo de Chera, al que vemos con la explosión primaveral en auge. Al fondo se ve el horizonte montañero que le rodea.

Entre los que destaca el primero de los platos del menú de degustación que nos había preparado Dani, el Pico Ropé, y su bonita cima a modo de barco en esta perspectiva.


La primera parte son unos 3 km de buena pista que, entre ponernos al día tras un tiempo sin vernos y las potentes vistas del Pico Ropé, se nos pasó volando.

                                  Chera y su bonito emplazamiento lo vamos dejando atrás.


Zoom a las tres chicas para comprobar lo bonito y estético que es el Pico Ropé. En esa larga ladera que nos espera, es donde empezaremos a ganarnos las cervezas del final de ruta.


Llegamos a un punto que hay una fuente y, donde dejando la pista, comienza la senda de subida al Ropé.


                              La senda va por dentro del bonito Barranco de la Arcolla.


La primavera por aquí viene antes que por Cuenca, y la Jara comienza ya con sus vistosas flores.


                                   Vamos llegando a la cabecera rocosa del barranco.


El cual lo sortearemos por un lateral, no sin admirar antes, como estos cingles rocosos conforman el barranco.


Ahí tienen el Barranco de la Arcolla por el que hemos subido. Chera estaría al fondo en el valle.

                    Ya fuera del barranco, nos espera la ladera hasta la cima del Ropé.

Zoom a la subida donde se agradecía lo perfilada que estaba la senda, ya que esta subida por ese terreno de romero, jara y demás arbustos sin senda habría sido más arduo.

Eso si, al dejar el frescor y la humedad primaveral del barranco, en esta subida por la ladera se notaba más el calor, y Senda, no tan todoterreno como Laia, iba buscando sombras.


Pasando ya por el tramo de senda que entra entre las rocas, teníamos esta vistaza del valle donde se encuentra Chera.


En la parte alta hay unos barandillas a modo de miradores, ya que si el día es claro se ve hasta el mar.

               Dani se presta, sin saberlo, a ser el protagonista de las siguientes fotos.


                                                    Con el pueblo de Chera detrás.


Aunque él también me "caza" emulando a los Gyp Fulvus con estos horizontes tan espectaculares.


La cima esta provista de hermosas vistas como estas rocas donde estaba subido antes, con el pantano del Buseo a la derecha, que no vemos por estar encajado entre los cerros, y que ya os enseñaré en otra entrada más adelante.

La cara este tiene una buena caída y al fondo a la derecha estaría el pueblo de Sot de Chera.


Otra vista es hacia la dirección que nos vamos a dirigir donde sobresale como buen puntal el pico Cinco Pinos, al que no iremos ya que nosotros nos dirigiremos por ese barranco que se intuye que baja.

                  Foto de grupo (falta Senda) coronando los 1140 metros del Pico Ropé.

                                A falta de vértice, ponemos a Maru en plan geodésica.


Allí arriba hay una caseta de vigilancia, ya que es un atalaya magnífico para vigilar toda esta extensa comarca.


              Tras un rato por pista, la dejamos para buscar el barranco y buscar la bajada.


                    Como vemos la pista se convierte en un carril precario y pedregoso.

                            Y luego en una senda de esas de disfrutarlas un buen rato.


Que entra en un bonito y espectacular Barranco donde dejamos atrás las fajas corridas de estas bellas y verdes montañas. Foto by Dani.


Este barranco muy bonito y lanzado hacia abajo, es el Barranco del Agua.
 
 
Como su nombre indica hay varias construcciones relacionadas con el líquido elemento, entre otras, una fuente donde Eva le pega un chapuzón a Laia.
 
 
Mientras Maru saca su vena florecilla y empieza a posar con esta hermosura de árbol de lilas.
 
 
Nos acercamos a Chera, pero aún no iremos a él, sino que torceremos a la derecha, mientras detrás del pueblo se alza imponente lo conocido como la Sierra del Burgal, ver en esta entrada de Javi Nieto.
 
 
Nos torceremos para ver esta bonita postal, el Chorrero de la Garita, los restos de un viejo castillo y detrás del todo, el Pico de Cinco Pinos.
 
 
Aquí es donde se aprecia que el invierno y la primavera han sido benignos en cuanto a lluvias por esta comarca.
 
 
El Chorrero de la Garita se encuentra al lado de la Cuevas del mismo nombre.
 
 
A las que por supuesto subiremos a verlas, ya que el sendero con barandillas las recorre.
 
 
Por todos sus recovecos que ha ido creando la toba con el paso de los siglos.
 
 
Desde sus muchos huecos se ve el fondo del valle donde está Chera con su campos de almendros.
 
Y sus restos fosilizados de antiguas formaciones de cuando esto tenía actividad espeleóloga.
 
 
Portada del que será el primer disco de grupo folk pastoril Magia per Dalt, Serrana per Baix.
 
 
Pasamos por encima de la cascada, maravillándonos de tan bello paraje.
 
En esta foto de Dani se aprecia que el agua la traen canalizada de aquel bonito rinconazo, el barranco de la Ermita
 
 
Y siguiendo la senda que hay, vamos viendo las diferentes perspectivas del Chorrero.
 
 
 
 
 
 
 
El calor apretaba, y que mejor que refrescarse con las aguas de la cascada. Foto by Dani.
 
 
Aunque el verdadero refrescarse lo hicimos en una especie de palacete, restaurante cortijo antes de entrar en Chera. Foto de Dani, el cual la tituló: "Un hombre, su cerveza......la felicidad." Todo queda dicho.
 
 
Y con este zoom sacado a la iglesia de Chera con sus montañas detrás, despedimos esta gran y bella ruta que hicimos con nuestros amigos. Solo queda una hora y media y ya estamos en casa.
 
 
Le cojo prestado a Dani el perfil de la ruta. Moltes gràcies.
 
 
 
Hasta la próxima.