miércoles, 2 de febrero de 2011

EL PANTANO DE LA TOSCA

Los pantanos o embalses suelen ser sitios de gran belleza. Ver la grandes extensiones de agua ( siempre que haya claro, ya que hemos pasado por una época horrible para los embalses y parece que poquito a poco nos vamos recuperando) siempre es bello y reconfortante. Los pantanos de la Serranía de Cuenca suelen ser bellos y también más pequeños de lo normal y con los pinares llegando a sus bordes; cosa que hace que sea una delicia subir a verlos, o bañarte en ellos, a diferencia de los pantanos secarrales del sur con el fango en todos los sitios. Vamos a verlos todos, poco a poco, en varias entregas.

DE EMBALSES SERRANOS (1ª Parte)



Embalse de la Tosca


En un valle abierto que hace el río Cuervo se asienta este pantano, perteneciente a la cuenca hidrográfica del Río Guadiela, que ocupa todo el fondo del valle y en una de las laderas se encuentra el bonito y recóndito pueblo de Santa María del Val. El pantano fue creado en 1967 y tiene un volumen de embalse de 3 hm(3) y su función principal es la de producción de energía eléctrica.


El color verde esmeralda y la calma que se adivina en sus quietas aguas invitan a la simple contemplación. Al fondo del todo se atisba el pueblo de Santa María del Val, encaramado en una ladera.




El embalse visto desde el pueblo. El río Cuervo antes del pantano viene encajonado en una hoz y después, más allá de presa, se vuelve a encajonar.




El embalse y Santa Mª del Val se encuentran en un sitio distante y recóndito, lindando al norte con las tierras de Laguna Seca y El Tobar y al sur con Poyatos. Lo más duro y bello de la Serranía.




         Según vas yendo hacia la presa vas subiendo de altitud y todo se va haciendo más agreste.




Y de pronto el embalse se empieza a estrechar hasta que se llega a la presa de "bóveda". Se intuye ahí abajo, detrás de la presa, un abismo.





Efectivamente, el embalse se convierte en un tremendo desfiladero, desde donde sale un chorro de agua propulsado.




Aunque llegar a la presa es seguro, pues el camino esta con barandillas, una sensación de vértigo mareante entra a quien se asoma ( a mí me pasó y vértigo no tengo).




Lo que se ve río abajo, primeramente encajonado y luego en un hoz, es una de las hoces mas impresionantes de la Serranía, que desemboca en el balneario del Solán de Cabras ( y que otro día os pondré en imágenes y crónica).

3 comentarios:

  1. Hola.

    Qué foto más bonito. Estamos escribiendo un libro llamado "Wild Swimming Spain" (www.wildswimspain.co.uk). Nos gustaría incluir esta foto. Desafortunadamente no podemos pagar, pero claro que te daríamos el crédito como fotógrafo. Si estás de acuerdo con estos términos por favor mandanos un mensaje directo dando tu consentimiento.

    Saludos Lola y John

    ResponderEliminar
  2. Hola Lola y John.

    Bienvenido por aquí, y encantado que os guste. Por supuesto que os doy mi consentimiento. Decirme luego cuando va a salir vuestro libro y donde, para que pueda ver vuestro trabajo (y mi foto)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola,

    Muchísimas gracias.

    Nos podrías mandar esta foto de alta resolución
    http://1.bp.blogspot.com/_UdtSeQixyfo/TUmBbiEhUXI/AAAAAAAAALE/Qizs7-nR7ds/s1600/senderistas+019.jpg
    con tu nombre para darte credito y el nombre actual del lugar a wildswimmingspain@gmail.com.

    El libro se llamará Wild Swimming Spain por John Weller y Lola Culsan. Saldra en abril y se podrá encontrar en Amazon o Wild Things Publishing.

    Un saludo

    Lola

    ResponderEliminar