domingo, 25 de enero de 2015

XI SUBIDA AL CERRO MORENO Y LAS SIMAS DE SANTA CRUZ DE MOYA



Este temporada me he propuesto recorrer todas las marchas senderistas populares que se hacen por la Serranía de Cuenca para confeccionaros luego la consiguiente entrada del blog donde contaros.
Suelen ser marchas senderistas donde se conmemora algún evento o se recuerda algún suceso.

Voy a empezar por una que se celebra en Santa Cruz de Moya (Serranía baja de Cuenca) el mes de Noviembre todos los años, en recuerdo de una matanza de doce guerrilleros antifranquistas  por guardas civiles del Régimen. Se subirá a la montaña donde ocurrió aquello, viendo el duro, agreste e inhóspito paisaje de la Sierra Tortajada, una estribación de la Sierra de Javalambre y la más oriental y poco conocida de las Sierras de la Serranía de Cuenca, donde los maquis se refugiaron largos años.

Completaré la entrada con una visita a las simas, dos curiosas lagunillas que hay en el bello pueblo de Santa Cruz de Moya.




Llegamos a Santa Cruz de Moya y de ahí tenemos que ir, dirección las Rinconadas, hacia el Molino de la Orchova por un carril en buen estado. Al cabo de unos tres kilómetros nos encontramos la Casa de Cañete de Orchova, donde están los otros participantes de la marcha y donde dejaremos el coche.
 
 
           Hoy voy a hacer la marcha con mi chico Nacho, y los otros participantes en la misma.



 
 
Por aquí nos topamos con una fuente seca, ya que las consecuencias del largo verano aún se notaba por estos lares.


 
 
Hay que decir que era un día de noviembre algo fresco sobre todo cuando empezamos a andar; según subíamos y nos metíamos por los barrancos que circundan los diferentes cerros de esta abrupta sierra, nos iba entrando el calor. Aunque alguien aviso antes, que lleváramos ropa de abrigo que arriba en Cerro Moreno siempre hace rasca.




 
 
                      Cuando ya llevamos un rato, nos hacemos la primera foto de grupo.


 
 
Un poquito adelante, y dándole a mi superzoom, conseguimos avistar la punta de la bandera republicana que ondea en Cerro Moreno.


 
 
             El carril pasa ahora por el barranco del Magallón, de proporciones enormes.


 
 
                  En los que se ven en sus paredes agujeros completamente enigmáticos.


 
 
Al salir del barranco ya podemos avistar ese gran cordal montañoso que hace de frontera entre Cuenca y Valencia (Rincón de Ademuz).


 
 
  Allí arriba estaremos a algo más de 1500 metros, y donde empezamos la ruta estamos a 700. Hagan cálculos, ya que es la ruta dentro de la provincia de Cuenca de más desnivel que se puede hacer, trascurriendo dentro del termino de Santa Cruz. Solo algo durilla por la longitud, más que por la dureza.


 
 
Hasta que llegamos a este colladete. Nosotros debemos ir hacia arriba pues aquello es Cerro Moreno.



 
Después de un pequeño descanso, acometemos la ultima subida. En primer plano, Nachete que subió como un campeón sin protestar nada.



 
            Hasta que por fin divisamos los 1308 metros del Cerro Moreno con la bandera izada.


 
 
Y las vistas desde aquí son muy buenas, como esta hacia el Sureste, con el pueblo valenciano de Losilla a la derecha.


 
 
También hacia el sureste tendríamos en primer plano, el cañón del río de Arcos, que ya os enseñaré en otra entrada.


 
 
La vista oeste nos muestra la provincia de Teruel y una enorme montaña, que intuimos que puede ser javalambre o alguna de sus otras cumbres.


 
 
                                   Es el Picón del Buitre con sus 1956 metros de altitud!!


 
 
Volvemos al Cerro Moreno, con un vistazo a la placa con el nombre de los 12 guerrilleros muertos.


 
 
Y la leyenda que le acompaña, obra de la Asociación para la recuperación de la memoria de los maquis, la Gavilla Verde.


 
 
Llega la hora de comer y además hay que abrigarse, pues sopla un aire frío del norte bastante jodío.
 



Una foto de grupo inmortalizando el momento.
 
 
 
 
Voy a contar la historia de los doce guerrilleros según nos la contó el camarada Adolfo de la Gavilla Verde y organizador de esta marcha: Unos días antes del fatídico 7 de Noviembre de 1949, hubo una reunión de maquis en Cerro Moreno, llegando a haber más de 50 individuos, venidos de diversas partes de España y sobre todo vino parte de la directiva antifranquista de Francia. Todos de incognito. El motivo de esta reunión era tratar las nuevas ordenes y directrices, que básicamente se resumían en que se iban a abandonar la actividad en el monte por resultar infructífero, y el movimiento maquis iba a comenzar a infiltrarse en las ciudades, donde se podía hacer más daño al Régimen Franquista.
 
A los pocos días de acabar la reunión e irse los maquis a sus sitios de origen se quedaron el campamente de Cerro Moreno estos doce, siendo algunos de ellos totalmente novatos y  primerizos en la táctica de superviviencia, con la mala suerte de que se había montado un operativo de la Guardia Civil, de cerca de 1000 individuos. Los Guardias Civiles eran venidos de Cuenca, Teruel y Valencia.  El motivo de ser tantos era que tenían que peinar el agreste y abrupto terreno lo mejor que pudieran, pues no sabían la ubicación exacta del campamento. Parece ser que inexplicablemente los maquis esa noche se confiaron, y no hubo nadie haciendo guardia, cosa bastante rara.
Aun siendo casi un millar de guardias no encontraban ni rastro del campamento, cuando en un golpe de suerte para ellos, y a mayor desgracia de los maquis, avistaron a uno de ellos que se había levantado a mear.
 
Eso fue el detonante para que la Guardia Civil rodeara el campamento y empezará a disparar. Las ordenes eran tajantes, pues años después un guardia civil de Santa Cruz que participó en los hechos, cuenta que uno de ellos levanto los brazos gritando que se rendía, y aún así cayó sobre él una ráfaga de disparos.
 
 
 
 
Otro de los integrante de la Gavilla Verde nos llevó al campamento donde dormían, sorprendiéndonos que era la ladera cubierta de árboles y arbustos, ya que no podían dejar rastro ni señales de donde dormían, por lo que lo hacían entre la vegetación. Se sabe que era ahí, por los restos de vidrios verdes de botellas, algunas latas oxidadas y piedras algo ahumadas dispuestas en trípode para hacer de cocina rudimentaria.
 
 
 
La vista suroeste nos muestra el valle de la Orchova, de donde venimos.
 
 
 
 
Y la vista oeste nos mostraría la provincia de Cuenca y Santa Cruz de Moya y , que estaría detrás de este otro cerro, y al fondo de la foto, se intuye el pueblo de Landete.
 
 
 
 
No es un maquís, sino Nachete que no paraba de moverse. Me recordaba por momentos a Laia, la montañera perrita del amigo Dani de Betxí (Castellón).
 
 
 
 
Y ahora toca arriar la bandera republicana hasta el año que viene. Hay que decir que la bandera la izan a principios de Octubre que hay unas jornadas culturales sobre los Maquis en Santa Cruz y se recoge el día de la matanza.
 
 
 
 
Ahora toca volver por otros barrancos.
 
 
 
 
 
A la vuelta es terreno es distinto pues nos empiezan a aparecer las rojizas areniscas típicas del rodeno.
 
 
 
 
 
La vuelta es un descenso continuo por este barranco conocido como el Rodeno.
 
 
 
 
Estos profundos barrancos bajan de los 1500/1400 metros hasta los 700 metros a los que corre abajo el río de Arcos.
 
 
 
 
Este tramo por el Rodeno es de los más espectacular de la ruta, ya que vamos por una cornisa rocosa, asomándonos al enorme tajo del barranco.
 
 
 
 
Al igual que el padre, el chico va cogiendo el gustillo por asomarse a los bordes.
 
 
 
 
Por aquí podemos ver una vigorosa Encina que había nacido en una grieta en la roca, hasta que se hizo tan grande, que termino reventando la piedra.
 
 
 
 
Hasta que ya avistamos abajo el precioso valle del río de Arcos.
 
 
 
 
Una vez abajo solo nos queda remontar el carril río abajo hasta donde tenemos el coche.
 
 
 
 
Pero antes pasamos por el famoso  y bonito Molino de la Orchova.
 
 
 
 
Molino que fue reformado hace unos años, no sabemos muy bien para que. Parece ser que ahora se utiliza de granero.
 
 
 
 
Mas adelante tenemos que salvar el río de Arcos, afluente del Turia y que ya vimos en esta entrada.
 
 
 
 
 
Un poco antes de llegar al coche nos hicimos una foto con estas geológicas cuchillas, Nachete, Justo Montero (un amigo de Magia Serrana que nos encontramos en la marcha) y una tercera persona. 
 
 
 
 
Y ya en Landete, celebramos Nacho y yo nuestra 1ª marcha senderista con una buena cerveza yo, y el con un Trina con Coca Cola, vamos lo que se dice una gorrinería.
 
 
 
En definitiva, una bonita marcha senderista muy didáctica y con una buena carga emotiva, y un desnivel de subida de 600 metros y otros tantos para bajar, siendo en total unos 15 kilómetros.
 
 
 
Abajo a la izquierda vendría el principio de la ruta y con la estrella negra marco el Cerro Moreno. 
 
 
 
LAS SIMAS DE SANTA CRUZ DE MOYA
 
 
Nos acercamos al bonito pueblo de Santa Cruz de Moya.
 
 
 
 
Desde aquí arriba y con el zoom podemos ver el Cerro Moreno, el 2º que se ve, y al fondo el Pico del Buitre.
 
 
 
 
Y empezamos a bajar hacia el valle del Turia dejando el pueblo arriba.
 
 
 
 
El valle de Santa Cruz de Moya al estar encajonado tiene un clima especial que hace que aquello sea un vergel.
 
 
 
 
Pero yo lo que voy buscando es esto.
 
 
 
 
La más grande de las simas, que tiene ese color el agua debido a las ultimas y copiosas lluvias acaecidas.
 
 
 
 
Las Simas son surgencias de agua represadas para utilizar en el regadío. El manantial tiene un caudal regular en el tiempo y sus aguas brotan siempre a la misma temperatura. El acuífera está en continua evolución y prueba de ello son los numerosos desprendimientos de sus paredes. Durante la década de los 80 el agua de las Simas aumento su salinidad, por lo que dejo de utilizarse para regadío. Siempre se han utilizado como sitio de baño de la gente del pueblo.
 
 
 
 
Aquí vemos como la sima desagua el agua en dirección al Turia que esta abajo del todo.
 
 
 
 
 
La verdad que con otro color más clarito y verde habría sido más bonito pero es lo que tiene las copiosas lluvias.
 
 
 
 
 
 
Por lo visto había una segunda sima, y aunque me costo encontrarla, al final la vi, comprobando que era más pequeña y escondida.
 
 
 
Antes de acabar, quiero que lean este comunicado del Ayuntamiento de Santa Cruz, ya que el propietario de una finca cinegética de caza mayor de Bercolón (Valencia), es decir- las sierras colindantes- está llamando a los diversos propietarios de las parcelas de la Sierra de Santa Cruz, ofreciéndoles comprar sus tierras, (a precios irrisorios claro está) diciendo que al final el Ayuntamiento se las va a expropiar, cuando aquello es mentira. La intención del propietario es juntar todo para hacer una gran finca de caza y por supuesto vallarla, para uso y disfrute de sus adinerados amiguetes, mientras cazan a su antojo.
 
 
 
 
Hasta la semana que viene!!

5 comentarios:

  1. Hola Toni.

    Guarf, guarf, guarf...Laia te da las gracias por la mención jajaja, y joder, Nachete con tales mezclas de azúcar ya puede subir las cuestas sin rechistar, ya, jajaja.

    Me ha parecido muy emotivo que se organicen marchas senderistas para recordar un capítulo tan triste de nuestra historia, ya así recordar y honrar la memoria de esta gente que se echaba al monte para combatir contra el terrible régimen.
    Oye, qué imponente se ve desde allí el Picón del Buitre, me han impactado esas fotos, ahora estará copadito de nieve .

    ¿Quieren poner vallas al monte?, llevaremos una cizalla en la mochila...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Me da a mí, que Laia y Nachete juntos hacen una pareja explosiva, los dos con la lengua fuera pero abrazados y felices!
      A la subida al Cerro Moreno va más gente de Valencia que de Cuenca o Teruel. Es una pena pues esta vez eramos muy pocos. A ver si me entrada da para que la gente lo conozca y se apunte.
      Acabamos de venir de Javalambre y hemos visto el pico del Buitre desde atrás, con nieve, no mucha pero algo. Aunque esta claro que me quedo con la vista del pico desde la provincia de Cuenca.
      Debe dar bastante gusto romper una valla de estos cotos privadísimos, exclusivos y excluyentes.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    "Enseñarás a volar,
    pero no volarán tu vuelo.
    Enseñarás a soñar,
    pero no soñarán tu sueño.
    Enseñarás a vivir,
    pero no vivirán tu vida.
    Pero sabrás que cada vez que ellos
    vuelen, piensen, canten, vivan...
    estará lo sencillo del camino
    enseñado y aprendido".

    No recuerdo de quién es, pero podría valer como homenaje a aquellos montaraces resistentes.
    Ya veo que aquellas montañas se gastan buenos desniveles entre intrincados montes fronterizos.
    Chungo lo de Sta.Cruz de Moya. A ver si esa asociación de propietarios encuentra una buena alternativa al asunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Bonita la poesía, no la conocía. Pues sí lo de aquella gente fue duro, muy duro. Sirva la entrada como homenaje a estos guerrilleros. Y si, hasta que no vas a Santa Cruz de Moya no te das cuenta de los desniveles tan serios que hay, que realmente viene al ser aquello la parte final de la Sierra de Javalambre. A ver si es verdad lo de los propietarios y consiguen poner freno a estos nuevos terratenientes de coto y valla!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Otro reportaje estupendo. Un saludo. Borillo

    ResponderEliminar