lunes, 10 de abril de 2017

ROB VALLEY TRACK (PARQUE NACIONAL MONTE ASPIRING)


Hace unas semanas vimos en la ISLA SUR, el parque Nacional del Monte Cook, ahora bajaremos más hacia el sur siguiendo en sentido descendente la cordillera de los Alpes, pues vamos a ir a otro Parque Nacional, en este caso en el del Monte Aspiring. Allí habíamos oído hablar maravillas de una ruta, la Rob Valley Track. Si la ruta a los glaciares Tasman y Hooker en el Monte Aoraki, debido a su nula dificultad junto con su espectacularidad, era muy transitada por la gente viéndose individuos hasta en chanclas, en esta Rob Valley track, ya se respiraba más ambiente montañero, con una senda de esas que otra vez más nos dejó boquiabiertos, teniendo muchas reminiscencias a las bellas rutas pirenaicas, aunque como todas las rutas que estábamos haciendo en NZ siempre hay algo que las hace distintas y especiales, en este caso en el final de la ruta.


Nos toca llegar hasta el pueblo de Wanaka, puesto, como no, a pie de su lago correspondiente. Lo de los ingentes lagos de montaña de la isla sur requeriría capitulo aparte; me explico: En toda la cordillera de los Alpes a ambos lados, cada x kilómetros esas montañas desaguan su agua y su nieve en enormes lagos de 20 o 30 kilometros de longitud aproximadamente (los de la costa oeste suelen ser algo más pequeños), habiendo una riqueza lacustre realmente impresionante. Ni que decir que la poca presión demográfica y la alta conciencia medioambiental de los neozelandeses, hace que estos lagos estén virginales, sin apenas construcciones y aguas completamente cristalinas.


Cuando entramos en el Parque Nacional de Aspiración del Monte (como nos dice el traductor de google cuando intentamos pasarlo del inglés al castellano), nos vuelve a sobrecoger el paisaje, y para llegar al parking donde comienzan las rutas, hay que hacer unos 30 km de pista de tierra con unos 11 vadeos de arroyos, dos o tres de ellos con bastante agua. Muchos optaban por dejar los coches antes de esos vadeos; no en nuestro caso, que optamos por llegar hasta el parking ya que si no la ruta se nos disparaba de kilómetros. Me imagino que el resto del año, o se tiene todoterreno o el Parque Nacional del Mount Aspiring me da a mí que se mantiene poquísimo transitado.
 







Una cosa curiosa (que me encanta) de estos extensos parques Nacionales de los Alpes Neozelandeses como el del Monte Cook, el del Monte Aspiring o el de Fiorland que sólo suelen tener una carretera de acceso para vehículos, y en este caso del Monte Aspiring, es una pista de tierra. Es inimaginable en España o Europa que la entrada a un espectacular Parque Nacional de ríos, lagos, glaciares y montañas sea por una pista de tierra (30 km ni más ni menos) y no  haya asfalto. Esto nos indica un poco como la naturaleza prima mucho en NZ. Si están todos de acuerdo que el turismo es vital, y trae dinero y prosperidad pero nunca a costa de la degradación del Medio Ambiente.  Por eso, allí son muy célebres las grandes rutas de senderismo de varios días de duración, durmiendo en refugios, cosa que hace a uno lamentarse de que no le toque la lotería  a lo grande y se vaya allí unos cuantos meses sin preocupación ninguna.



                                 Estamos en Wanaka, a orillas del lago homónimo,


Pueblo más habitado en esta zona, de unos 8000 habitantes, y famoso por ser centro de muchas empresas de aventura en la naturaleza.

              El agua del lago es completamente cristalina y estos patos deber ser muy felices.


Tirando del zoom, al otro lado del lago de Wanaka podemos ver las montañas del Parque Nacional del Monte Aspiring.


Aquí ya vamos con el coche, dejando el asfalto y cogiendo una pista de tierra mientras al fondo tenemos esa maravilla de los Alpes Neozelandeses.


Recordemos que son 30 km de pista forestal con vadeos de arroyos, mientras podemos ver a pie de foto la enorme anchura del cauce del río que viene del valle que vamos a recorrer, el valle de Matukituki.


Ya hemos dejado el coche en el parking y estamos en marcha acompañados de un enorme río azul, lo que nos dice que aquí no tendremos glaciar como el Tasman o Hooker visto hace unas semanas, pero si hemos leído que veremos otro glaciar. ¿Como será?


              Mi vaquera de Arkansas/Villar de Olalla con esa preciosidad de montaña al fondo.


                    Que son el monte Maoriri (2595) y el Monte Maruiwi (2460 m.)
                                              


Si queremos hacer la Rob Valley Track debemos cruzar por ese puente colgante. En el caso de querer seguir por el valle de Makituki habría que seguir hacia adelante.


             Maru en mitad de puente, donde vemos que el otro lado es engullido por la jungla.


                                           El Valle de Matikituki con el río homónimo.


   Vean que a pesar de ser verano, los dos miles neozelandeseses siempre están hasta arriba de nieve.


                     Una vez cruzado el puente, comienza la subida por esta bella senda.


La Rob Valley comienza girando bruscamente a la derecha de la foto, ya que es es un barranco garganta completamente engullido de vegetación.


Y cuando hablo de vegetación, hablo de cosas tan peculiares como el tamaño de estos yesqueros.


      Antes de girar, la vista que se nos abre del Valle de Matukituki es impresionante.


 No sabemos donde nos llevará esta senda, pero tenemos algun punto donde podemos otear al fondo, el blanco maravilloso.


             Otro claro en la senda para ver ese valle verde con los aluviones de las ríadas.



Esas praderas con el bosque llegando me recordaba a los documentales donde sale la sabana africana.



 Podéis ver como en un momento la senda de pone espectacular.


 Que abajo va dejando un arroyo de alta montaña que baja comiéndose metros a gran velocidad y estruendo.


 Seguimos subiendo por nuestra senda, acompañandos de estas especies de Hayas neozelandeses.


De pronto veo que Maru se para a hacer fotos. ¿Que verá?


Aprovechando un hueco que dejan los árboles y mi super zoom, capto esta maravilla. El Glaciar de Rob Roy, y lo mejor de todo, que allí vamos. ¡¡Que ganas!!



Miren la senda por la derecha y la frondosidad del sitio. Allá al fondo detrás de esa montaña queremos ir.



  Un vistazo hacia atras para ver de donde venimos y el brutal paisaje que nos rodea.


 Llegamos a la altura del río de Rob Roy y nos decimos de comer en este marco incomparable.


Pero vemos una indicación de un mirador y decidimos seguir hasta que nos sale esta visión de lo que nos espera.


  ¡¡Dios santo!!


Hay que seguir ya que hemos decidido comer enfrente del glaciar.


  Esa cascada me recordaba a los paisajes de las películas de Tarzán.


 Estamos hablando de cientos de metros de caída vertical.


 Pasamos la cascadaParece que estamos llegando al final de la  ruta.


Que delirio ver el bosque y el glaciar. El Glaciar Rob Roy llega hasta los 1600/ 1400 metros de altitud aproximadamente.

  Abajo en el parking estaríamos a unos 400 metros de altitud y nuestra ruta nos ha dejado a unos 1000 metros de altitud, justo debajo del glaciar.


 Es mirar a un lado y ver esto.


 Y mirar al otro lado y ver esto.


 ¿El tío más feliz del mundo? Uno de ellos seguro.

Este era el sitio idóneo para comer. Ademas en este gran balcón se acababa la ruta. El Glaciar no te deja avanzar más. Todos los que estábamos allí, lo haciamos tranquilos, mochilas fuera, tumbados, dejando que el sol del glaciar nos calentará. Allí las prisas sobran. De repente, sucedió una cosa que nos maravillo, puesto que un ruido fuerte y seco, como si un trueno hubiera caído muy cerca nuestro, nos sobresaltó. Todos, absolutamente todos, dejamos de hacer lo que estábamos haciendo para volver la vista al Glaciar, que acababa de hablar. Un resquebrajamiento del parte del glaciar acababa de suceder y el ruido fue una cosa acojonante que nos dejo a todos maravillados.



  Atención a esa cascada ancha del centro izquierda.


 Oímos el ruido y todos miramos a ese gran bloque de arriba, y como la cascada de antes cada vez va echando menos agua.


Hasta que dejó por completo de caer agua. Al cabo de unos 5 minutos vuelve a caer.


  Es hora de bajar y volver, mientras lo hacemos viendo el Monte Maoriri de 2595 metros. Al principio pensábamos que era el Monte Aspiring pero luego en un panel vimo que no. De todas formas, que raro que no veamos el Aspiring, hay que indagar.


 Pero antes volvemos al parking (de tierra obviamente) que es lo que hay a la derecha.


Una ruta de esas de reenamorarse del senderismo que nos había encantado además por ser más montañera, y menos turística que la de los glaciares del Monte Aoraki/Cook. Pero aún no habíamos terminado, pues a la vuelta a Wanaka yo tenia entre ceja y ceja hacer una cosa.



 Nos acercamos a ver el Lago de Wanaka más de cerca.

 Y sus muchos vericuetos entre montañas y paisajes variados.


 ¡¡Esto era lo que quería hacer!! Estas aguas puras deber ser probadas.


Desde esta parte del lago teniamos la bella vista de esta montaña. No estoy seguro si es el Aspiring pero puede ser.



Investigando un poco veo que el Monte Aspiring (3033 metros de altitud), conocido por los Maoris como  el Pico destelleante, es otro de esas montañas de extrema dificultad para los montañeros. En este enlace AQUÍ , el escalador Alberto Iñurrategui nos cuenta las dificultades halladas en su ascensión. En este otro enlace AQUÍ , nos hablan de tres distintos montañeros muertos en diez días en este montaña.



El escalador Alex Corpas nos habla de esta y las demás montañas de los Alpes en estos términos: "En estas montañas no existen remontes y la red de refugios es escasa. Además, las tormentas que se adentran en los valles desde el mar de Tasmania dejan mucha nieve cada año, es uno de los índices pluviométricos más extraordinarios del planeta y a sotavento suelen dejar mucha nieve, hasta unos sesenta metros cada año.
En el invierno austral es difícil encontrar anticiclones de más de tres días. Las condiciones de las paredes, las avalanchas y un tiempo inclemente junto con la mencionada ausencia de remontes, hacen que la mejor opción de acceso a los glaciares sea el helicóptero. Luego, la escapada depende de la estabilidad del tiempo y la diferencia puede oscilar desde dos jornadas caminando a través de fragmentados glaciares hasta la jungla que desemboca en la costa oeste -unos dos mil metros de desnivel más abajo-, hasta la sensación vertiginosa y efímera de ser literalmente propulsado desde un glaciar hasta las calles de asfalto en no más de siete minutos de vuelo. Lo más interesante es que sabes cuándo vas pero no cuando vuelves.
 Se comprende entonces que en los tres macizos que existen en la isla sur de Aoteara (nombre maorí de Nueva Zelanda) -Mount Cook, Mount Aspiring y Darrans- queden muchas paredes con más de 1.200 m de longitud que todavía no han sido ascendidas. Existen muchas caras y vías clásicas sin abrir, muchas formas fáciles o difíciles de escalar por primera vez una pared.En Nueva Zelanda, sólo hay seis personas que se adentran en invierno en las montañas, en un terreno que en superficie, es muy superior al de los Alpes. De manera que el potencial exploratorio de estas montañas es sólo una cuestión matemática."

                                             Foto del Monte Aspiring sacada de internet.


Y ahora para acabar, os voy a enseñar unas cascadas que vimos al día siguiente que fuimos de Wanaka hacia la costa oeste por el Haast Pass, una impresionante carretera de montaña que cruza los Alpes para ponerse en la costa oeste. Para los entendidos en NZ, veréis que no llegamos ni a Queenstown ni a Fiorland. Una lástima pero no disponíamos de más tiempo y debiamos conducir por las pesimas carretereas neozelandesass para volver.



                     La carretera de Haast Pass pasar por sitios tan chulos como este.



Con sus cascadas varias. En las guías te avisan que por esta carretera vayas con el deposito de gasolina lleno y con comida, pues durante unos 120 kilómetros no hay civilización.



Nosotros ibamos parando cuando veíamos paneles en la carretera pero aquello era para haberle dedicado otra ruta de día entero.



Y quiero terminar con un par de apuntes botánicos: el 1º es que en estos bosques de NZ la humedad eral tal que veíamos que muchos arboles tenían dos tipos de hoja. Me explico: el árbol tiene sus hojas en la copa pero en el tronco al ser muy humedo y con musgos y líquenes, habia otro tipo de hojas, como si otro árbol lo estuviera colonizando. Muchas veces cuando había mucha vegetación junta, no sabíamos cual era la hoja verdadera del árbol.



Os presento a esta maravilla que es la Ponga, árbol endémico de NZ, un rara mezcla entre helecho y palmera y que los hay desde pequeños hasta de varios metros, y tapiza NZ de arriba a abajo. Yo les llamaba Palmelechos. Os dejo con un video.




 

Y con estas me despido. Ahora volvemos a traves de un agujero por el corazón de la Tierra a sus antipodas, es decir la vieja Iberia, rumbo a la Serranía Conquense. En dos semanas volveremos a NZ.
Hasta la semana que viene.



8 comentarios:

  1. Impresionante! Tanto que no me hubiera extrañado que te hubieras cruzado con Frodo en la Tierra Media... Fuera de bromas, una pasada. Me alegro que disfrutaras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      En este caso yo era Aragorn que en la novela y peli lo presentan como un montaraz, y Maru pues mi elfa. Jjajajja, que tontás.

      Aún quedan dos lugares de esos esos raros raros. Encantando que te guste y gracias por leerme.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Espectacular ese glaciar, es una pasada ver como se conservan semejantes nieves perpetuas en montañas que tan apenas pasan de los 3000 metros, y más viendo la poca vida que le quedan a los glaciares de nuestros Pirineos, pero esta claro que son otras latitudes, y que como tu bien apuntas, en Nueva Zelanda tienen una conciencia medio ambiental mucho mejor que la nuestra. Cuanto tenemos que aprender de ellos...y volviendo a la ruta que experiencia tan fabulosa oír y ver como se resquebrajaba ese serac, siendo capaz de cortar en seco esa pedazo de cascada, un momento de los de recordar toda la vida, como ese baño "made in Serranía" en ese lago de las Antípodas jeje. Y flipado me quedo con lo chungos que son de ascender esos picos neozelandeses, y no lo dice uno cualquiera, que Alberto Iñurrategui forma parte de la élite del alpinismo.

    Con ganas ya de veros el domingo, un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Esa es la peculiaridad de NZ, el estar tan alejado de todo, y su posición geográfica entre mares y antatida ha hecho que sea aquello un paraíso de los que ya no quedan en la Tierra. Si llega a estar en Europa y America por ejemplo, la civilzacion habría llegado en hordas y se habría acabado aquello. Lo de Serac resquebrajando lo oyó hasta un tio duro de oído como yo ;-) Yo tambien al buscar información me he sorprendido de la dureza y dificultad.
      Mañana nos vemos por fin!!

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Hombre, pero como se te ocurre, ponerte a traducir el nombre del parque, hay que poner siempre el original. Los accesos, aquí en pista de tierra, es un tema complicado, la gente necesita autopistas para entrar en la naturaleza, y en cuanto no pueden llegar en coche a su destino, se ponen a despotricar! Aun me acuerdo, un hombre, que fue a la Cuniacha, y se quejaba que la pista que va de Piedrafita al aparcamiento, era muy mala, y que mire usted ... en fin ...

    En cuanto al recorrido de hoy, sin duda mucho más montañero, y con unos paisajes muy diversos, desde los prados de los valles, pasando por la jungla, y finalizando por esos extensos glaciares, que además comienzan en altitudes bastante bajas, porque a 1.400 m, ahora en pirineos no tienes ni nieve.

    Lo que me he quedado con ganas, es si hubo baño completo, o solo te remojaste hasta la cintura, porque en España en los Parques Nacionales, esta prohibido el baño, no se si allí será igual, o como son cuatro gatos, serán más permisivos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Exacto, aquí cuando es por tierra ya se pone el grito en el cielo. Te imaginas tener que llegar a Torla y de ahí al parking por carretra de tierra? Una cosa que no he comentado y que ya hablaré es que en NZ uno de los negocios más florecientes son los helicopteros. Por ejemplo, grupo de senderistas/montañeros alquilan uno y se traza una ruta por medio de la naturaleza o montañas quedando con el piloto cuando viene a recoger. (Lo que quiere decir que para gente como nosotros ya podemos preparar cuartos para gastarnos pues es muy caro para los españoles)

      Este glacier llegaba sobre los 1400 metros pero vas a flipar con el glaciar de las siguientes entradas..
      Ah y lo del baño me metí enterito, si no no me meto. Si te digo no vimos carteles de prohibido en NZ. Te estoy hablando de lagos de 20/30 km de longitud, y de anchura no lo se pero otros cuantos km. Y muchos lagos. No veo porque van a prohibir aquello, aparte que luego hay te tiene que gustar el agua fría porque caliente lo que se dice caliente, no estaba. Recuerdo que vimos un camping paradisaco dentro de un bosque en el mismo borde de un lago, y un par de personas bañándose.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola Toni...
    Ante tanta belleza,solo te puedes quedar con la boca abierta.Imponente glaciar,pero no menos que ese magnifico recorrido para llegar hasta el.Merecido premio el sentarse y poder disfrutar de ''Rob Roy''.Te iba a preguntar como estaba el agua,pero ya veo que le has contestado a Eduardo...jejeje.Sobre lo que mencionas de los helicópteros,mi hija también me comento que allí,la gente se mueve mucho en este medio,aunque hay que tener ''pasta''...jejeje.
    Montañas duras y salvajes,las neozelandesas...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      Si, el helicoptero está allí a la orden del día, y para nosotros es caro pero para la gente de allí, con un nivel de vida y sueldos más altos pues no supone tanto. En una ruta que falta por colgar, acabé algo harto de los dichosos helicopteros.

      Hasta ahora solo ha habido un agua que no me haya bañado y fue en el lago glaciar Hooker y Tasman, y mira que me jodio, pero aquello era muy doloroso.

      Eliminar